viernes, 9 de marzo de 2012

Antonio María Durán (1892-1917)

            El doctor  Antonio María Durán fue designado séptimo Obispo de la Diócesis de Guayana por el Congreso Nacional en la sesión del 16 de mayo de 1891 dada la vacante producida por la desaparición de Monseñor Rodríguez Delgado. Elevada la postulación ante el Vaticano, el para entonces Papa León XIII lo preconizó el 25 de septiembre de 1891 y el 6 de diciembre del año siguiente recibió la consagración de manos del Arzobispo de Caracas Críspulo Uzcátegui.
            Monseñor Antonio María Durán, nació en Trujillo en 1839. Estudio en el Seminario de Mérida y luego  de ordenado pasó a Caracas y de allí a la Parroquia de la Concepción en Barquisimeto donde fundó el Colegio Bolívar. Fue electo Obispo de la Diócesis de Guayana siendo Deán de la Catedral de Barquisimeto.
            El 6 de enero de 1892 tomó posesión de la Diócesis de Guayana donde desempeñó una labor fructífera durante 23 años, no obstante los contratiempos de las guerras (Revolución Libertadora) y alguno que otro incidente como el que tuvo con su Cabildo por querer ir los domingos a misa de Capa Magna y en procesión y como el que tuvo con el Gobierno por la imposición del Doctor Sixto Sosa como Provisor.
            Dice el Pbro. J. M. Guevara Carrera, Canónigo lectoral del capítulo Catedral de Guayana que aprovechando Monseñor Durán una considerable suma de dinero que don José Lezama dejó a su muerte para que fuese empleada en beneficio de la Catedral, le puso el rico  pavimento de mosaico, montó el Altar Mayor, regalo del mismo señor don José Lezama y su esposa; montó el grupo escultural del Bautisterio, donado por don Antonio Liccioni y colocó el Altar de Nuestra Señora de Lourdes en el lugar, bajo la torre.  Pintó al óleo todo el edificio interiormente y resolvió consagrar la Catedral que sólo había sido bendecida en 1841 por Monseñor Talavera. Fundó el Colegio Nuestra Señora de las Nieves en su primera época y el “Boletín Eclesiástico” dirigido por Domingo María Luzardo.
            El solemne acto de la consagración de la Catedral se llevó a cabo el 20 de febrero de 1896 utilizando las reliquias de los santos mártires Macario, Víctor, Urbano y Águeda que expresamente pidió a Roma su Señoría.  Según el acta de Consagración acompañaron al ilustre señor Obispo en esta solemnidad, los señores  Deán Protonotario Apostólico  doctor Juan Francisco Avis, Pbro doctor Adrián María Gómez, Canónigo doctoral Pbro. Doctor Régulo Franquis, Prebendado de ración y Pbro. Br. Rafael Llovera Solano, Prebendado de ración.
            Vale la pena destacar la actuación de Monseñor Durán para evitar que Ciudad Bolívar fuese escenario de la última guerra entre las fuerzas del Gobierno y las de la Revolución Libertadora. Para desgracia de la ciudad esta guerra con su saldo de 600 muertos y mayor numero de heridos, fue inevitable.
            El 8 de septiembre de 1911 fue designado como delegado de Su Santidad el Papa León XIII para la Coronación Canónica de la Imagen de Nuestra Señora del Valle en Margarita.  Pero tres años después, en 1914, cambió la suerte de Monseñor Durán pues de acuerdo con este telegrama tuvo que renunciar a la mitra.
            El telegrama enviado por el Ministro de Relaciones Interiores de Venezuela, César Zumeta, instruyendo al Presidente del Estado Bolívar, General David Gimón,  sobre la destitución de Monseñor Antonio María Durán, como Obispo titular de la Diócesis de Santo Tomás de Guayana, expresa lo siguiente: “Tengo la honra de comunicar a usted, que la Santa Sede ha quitado toda jurisdicción sobre la Diócesis de Guayana al señor Obispo Monseñor Antonio María Durán, la cual diócesis queda sin gobierno espiritual”.
Monseñor Antonio María Duran llevaba más de veinte años al frente de la Diócesis, pero estaba en edad bastante avanzada y siempre  renuente a las imposiciones del Gobierno de Juan Vicente Gómez.  Sus problemas comenzaron, primero con el Delegado de la Sana Sede, Monseñor Carlo  Petropaoli cuando propuso establecer un Seminario único en Caracas alimentado con los recursos humanos de todas las Diócesis y usurpó la firma del prelado guayanés en el documento que con tal fin fue enviado a la Santa Sede.  Luego fue por insinuar la responsabilidad del Gobierno Nacional en las  deficiencias que acusaban todas las parroquias del Oriente Sur, mientras que el gobierno, específicamente el Ministerio de Relaciones Interiores a cargo del cual estaba el doctor César Zumeta, creía se debía a la incapacidad física del prelado, pues contaba 75 años de edad para la fecha.  Lo cierto es que el Ministro envió a Monseñor Duran la siguiente comunicación: “Cumplo instrucciones del ciudadano Presidente Provisional de la República al decir a usted que ha sido resuelto, en Consejo de Ministros,  recomendar a usted, el Presbítero doctor Sixto Sosa para que se sirva usted nombrarle Provisor y otorgarle las facultades necesarias para remediar las  deficiencias que actualmente existen en la Diócesis de Guayana”.
            Monseñor Duran respondió con una extensa comunicación en la que termina diciéndole al señor Ministro que “Al Presbítero Doctor Sixto Sosa lo recibiremos con el carácter a que usted se refiere, siempre que traiga sus documentos de la Santa Sede, única autoridad que obedecemos y a la que apelamos en este caso”.
            Por su parte, Monseñor Sixto Sosa comunica al Ministro que  “reiteradas veces he visitado al Obispo y nada he logrado.  No por malicia de él sino porque su salud ya muy destruida física y sobre todo, intelectualmente, le impiden discernir con acierto sobre cualquier asunto que se le trate. (…)  El Ministro insiste una vez más ante el Prelado apegado al artículo 40 de la Ley de Patronato que al final aceptar acatar, pero a condición  de que “la elección del Provisor recaiga en persona de mi gusto, sin imposición alguna, así pues, al Doctor Sosa no lo recibo”.  Al final el Representante de la Santa Sede en Venezuela, Carlo Petropaoli, logra con el Papa la destitución de Monseñor Duran, quien falleció poco después,  el 16 de junio de 1917. Ya el Gobierno de la Diócesis debido a su vejez (78 años) y enfermedad había pasado a manos del Vicario Capitular Dr. Sixto Sosa. El General Marcelino Torres, Presidente constitucional del Estado, presidió las exequias del anciano Obispo, quien había expirado a las 4:45 de la tarde. Sus restos fueron embalsamados y enterrados en la Catedral.

5 comentarios:

  1. Este Caballero era mi tio-bisabuelo, hermano de mi bisabuelo el general Manuel Durán, quien defendió el gobierno del Edo Trujillo desde la torre de la iglesia el 20 de Septiembre de 1899. Mi bisabuelo está enterrado en la iglesia de Torococo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos enrique mi nombre es José Javier duran. Creo que andamos en lo mismo con respecto al obispo como tío bisabuelo presumo y creo que el general duran era mi bisabuelo necesito comunicarme contigo mi numero es 04144904151 y 04124367181 en el Facebook como jose javier duran. Mi abuelo se llamaba amador de Jesús duran y nació en torococo el, 15 de febrero de 1907 y ando tras la pista de sus parientes allá.... Si me puedes ayudar de verdad te lo agradezco gracias

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. saludos nuevamente enrrique.... este es mi blogger por favor trata en lo posible de comunicarte conmigo gracias.... 04144904151 / 041204367181

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar